CONTEXTOS, IDENTIDADES Y VOCES

Esta jornada ha sido reconocida por la Direcció General d'Innovació, Ordenació i Política Lingüística de la Conselleria d'Educació, Cultura i Esport, como actividad de interés formativo y pedagógico.


Los significados que damos a lo que nos rodea y a las relaciones con los otros construyen la realidad, y es el ejercicio autónomo de los individuos y de la colectividad lo que define la praxis social y, a partir de ahí, la sociedad que queremos y el mundo que deseamos vivir. Castoriadis hablaba de la creación imaginaria que formaba en esencia las sociedades y la historia humana, y de cómo este imaginario se construye desde la individualidad y desde lo colectivo. También Hannah Arendt señalaba cómo hay que pasar la barrera de la subjetividad y la conciencia individual para generar cambio. Cuando varias personas conforman un grupo, porque coinciden en su conciencia y deciden por acuerdo hacer público su visión frente al poder o al orden establecido, entonces se pasa al campo de la opinión pública donde se gesta la pluralidad, la deliberación y la acción.

Estamos asistiendo a un momento donde estas ideas cobran particular relevancia: procesos de reflexión individual que forman parte de redes donde se comparte con otros se aúnan, complementan y construyen discursos que posteriormente mueven a un colectivo. Pequeños cambios que acaban convirtiéndose en formas de hacer que rompen o reformulan las establecidas. Son procesos en los que cada vez más voces son visibilizadas y pueden ser escuchadas, pero no por ello hay que dejar de trabajar por romper estereotipos y precisamente visibilizar colectivos y personas que parten de situaciones de desventaja sea esta del tipo que sea.

Durante estas jornadas queremos abordar estos temas, desde la reflexión sobre la práctica y desde la exploración de nuevas propuestas. Experiencias que nos muestran cómo nuevas formas de desear la sociedad se pueden materializar en proyectos que se sustentan en redes de cooperación cuyas fronteras pueden resultar difusas, aunque no por ello pierden solidez en sus procesos y en la consecución de sus objetivos. Formas de hacer que nos enseñan los procesos de aprendizaje que se generan fuera de nuestras aulas y para los que hay que encontrar maneras de hacer partícipe al alumnado. Se trata también de ideas que nos hacen repensar nuestra práctica, observar la realidad desde un punto de vista diferente, y mantener vivo ese proceso reflexivo que debería caracterizar la labor de cualquier profesional relacionado con el ámbito de la educación.

¡Te invitamos a participar!

Para generar procesos de reflexión-acción individuales y grupales que nos lleven hacia sociedad más ecuánimes, más justas, y hacia el “buen vivir”.

Para conocer cómo muchas personas se desarrollan en contextos que se escapan de los tradicionales para impartir y recibir determinados aprendizajes.

Para romper estereotipos que siguen muy presentes en nuestra sociedad diversa