JORNADA INTERNACIONAL DE DIVERSIDAD

Esta jornada ha sido reconocida por la Direcció General d'Innovació, Ordenació i Política Lingüística de la Conselleria d'Educació, Cultura i Esport, como actividad de interés formativo y pedagógico.


Las sociedades presentan características socioculturales diferenciadas. Pero con esta Jornada queremos hacer énfasis en la gran variedad de maneras en que las personas organizan su sistema de creencias y valores, sus formas de vida y supervivencia, y las formas de convivencia y relación con los otros. Diversidad, en definitiva, implica diferentes formas de estar en el mundo.

Sin embargo, observamos que unas formas de estar en el mundo se entienden superiores a otras, y tratan de imponer su discurso frente a aquellas que se consideran inferiores, en una forma de lo que Bourdieu denominaría violencia simbólica. También vemos como unas formas de estar llevan aparejadas una mayor calidad de vida que otras, y si bien predomina el discurso de los beneficios y la riqueza que surge de la diversidad, es importante detenernos en analizar la diversidad para detectar y ser conscientes de las situaciones de desigualdad.

Los datos dicen que somos personas más tolerantes con el otro y con diferentes situaciones, pero el concepto tolerancia implica coexistir sin convivir; una no intromisión cargada de indiferencia hacia al otro y sus circunstancias. Implica una reflexividad mal entendida en tanto que puede ser superficial e insolidaria, porque si bien es cierto que nuestra sociedad se caracteriza por la individualización y la reflexividad, hemos canalizado estos procesos hacia un individualismo reflexivo egoísta, y no hacia uno responsable, respetuoso, justo y constructivo. ¿Es esta la dirección en la que deberían centrarse los esfuerzos para construir ciudadanía? ¿Qué papel tiene el contexto escolar en este ambicioso objetivo?

El papel que desempeña la educación en la construcción de ciudadanía no está exento de críticas, precisamente porque históricamente han sido muchas las expectativas depositadas en ella como contexto socializador, como espacio para formar a trabajadores competentes, a ciudadanos. En un contexto como el actual, complejo, diverso, donde las diferentes subjetividades claman por su visibilización, se mira de nuevo hacia la escuela. ¿Qué papel debe jugar la educación, el contexto educativo, el profesorado, ante la diversidad y la complejidad?

Poder responder a estas y más preguntas pasa por entender primero qué es la diversidad y sus múltiples caras, deconstruir el término y acaba con tópicos. Entender que el papel de la escuela va más allá de tratar el tema cuando está presente en el aula; pasa por educar para una sociedad diversa, independiente de las características del grupo en el aula, porque la realidad del mapa educativo actual reduce la diversidad a unos entornos escolares, mientras potencia la homogeneidad socioeconómica y cultura en otros. Queremos conocer experiencias, buenas prácticas en la educación para la diversidad, y de esta forma entender sin perdernos en las palabras, y aprender para crecer.